El impacto en el sector público

  • El impacto social de Grapats se cristaliza en la creación de puestos de trabajo de inserción. El año 2017 se creó un total de catorce.
  • Ahorramos prestaciones sociales a la administración pública por el hecho de ocupar personas en riesgo de exclusión social
  • Aportamos a la hacienda pública en concepto de IVA: 21% de la ropa y objetos que vendemos + cotización seguros sociales
  • Promovamos la transformación y la participación:

        -Incentivamos el consumo responsable como consumo transformador por el cambio de la sociedad actual

        – Promovamos la colaboración y la participación, ya sea como compradores de nuestros productos y servicios o como

          ha donantes y voluntarios.

  • Hacemos donación social: damos ropa y objetos a personas en riesgo de exclusión y a entidades del tercer sector
  • Mejoramos los ratios de reutilización y reciclaje y ahorramos en la gestión municipal de residuos.

Aportaciones Nougrapats E.I    

2017

2018

IVA generado

51.219,89 €

54.888,93 €

Seguridad Social

72.482,75 €

76.019,32 €

Ahorro a los ayuntamientos tasa vertederos *

21.160,00 €

24.549,63 €

TOTAL

144.862,64€

157.475,880€

*Ahorro para la disminución de residuo textil. Con la recogida evitamos tasas de vertido y coste de recogida a las administraciones locales (12,07 € / kg)

Gestión transparente con el residuo textil:

Cuando hablamos de transparencia no nos referimos únicamente al hecho de pasar cuentas de nuestros actos, sino también de dar razón del que basura con la ropa que recogemos para que esta tenga un destino coherente con nuestro proyecto.

Defendemos la práctica del consumo responsable

cambiar de hábitos de compra y ahorro, reparar en lugar de comprar cosas nuevas, optar por aquello local, pensar si necesitamos algo o “nos obligan” a comprarla, retomar el contacto con la horticultura, fomentar el compartir objetos o conocimientos, hacer más barrio o pueblo. Qué tienen en común todas estas actividades? Que parten de la misma reflexión: como consumidoras, aquello que elegimos favorece un modelo económico y social u otro. Es el ciudadano quien, con sus elecciones, ante la adquisición de productos y servicios, pensados bajo criterios de responsabilidad y sostenibilidad, podemos facilitar el cambio hacia un modelo de consumo, más justo socialmente y ecológicamente.
Humanizar nuestra economía sí que es posible.

Calidad y precio social:

El precio de nuestros productos y servicios tienen que tener en cuenta no solo el coste económico sino también el coste social. Queremos competir en profesionalidad y en buen servicio más que en precio, pues el precio de nuestro servicio vale más del que costa, porque no es lo mismo hacer negocio con ropa y objetos usados que hacer justicia social.