La palabra Grapats significa “porciones de cosas pequeñas y variadas que caben en un puño”.

Grapats es el nombre de la empresa porque buscábamos una palabra que pudiera englobar la diversidad de cosas que alcanza nuestra acción. Son “Grapats” (puñados) de oportunidades, de ropa, de objetos, de valores, de personas… La palabra hace una síntesis y refleja la visión de un proyecto al servicio del cambio social: inclusión de muchas actitudes y buenas intenciones y valores que se traducen en una manera determinada de entender y gestionar el compromiso que tenemos con los más débiles y en la protección del medio ambiente.

Negocio con corazón

Desde la perspectiva empresarial, desarrollamos actividades de acuerdo con nuestro compromiso con la inclusión social y la protección del medio ambiente.

Desde la perspectiva social buscamos estimular y facilitar la aceptación de ideas y comportamientos sociales que se consideran beneficiosos para la comunidad, como es la economía del bien común.

El cumplimiento del objeto social necesita, por lo tanto, de la utilización y desarrollo de las mismas herramientas y técnicas de gestión que cualquier otra empresa, y de la lucha para conseguir mercado ofreciendo productos y servicios de calidad a un precio competitivo, es decir, realizar un trabajo productivo y participar de forma regular en operaciones del mercado a través de la producción de bienes o la prestación de servicios.

El “corazón” o el alma del proyecto, es decir por qué lo hacemos, son las personas que trabajan, ellas son el centro de nuestra acción y protagonistas de su vida. Hay que ser conscientes que todo el mundo tiene capacidades, solo hay que dar oportunidades.

Como empresa de economía social desarrollamos un modelo de negocio transformador, integrando el proyecto social de inserción laboral con el proyecto medioambiental de reutilizar los bienes usados.

Nuestro compromiso con la sostenibilidad planetaria va más allá del discurso teórico y por este motivo también es un proyecto eco-sostenible.

Defendemos la ecología integral, que quiere luchar por un cambio de las ideas profundas que sostienen la civilización actual y configuran nuestra relación con la natura. La ecología integral cuestiona toda una serie de aspectos de nuestro mundo: la posibilidad de un crecimiento sostenido e ilimitado; la creencia que la tecnología podrá resolver todos los problemas; un sistema económico que no cuantifica ni valora los costes ecológicos…

“No puede haber auténtica ecología sin la visión de la casa común del ser humano”.-Encíclica Laudatus Si

Cambiando el foco cambian los resultados: eco-cambio:
La manera de afrontar con eficacia el problema del exceso de residuos es aplicar el principio “el mejor residuo es aquel que no se produce”.
El cambio real vendrá cuando haya una verdadera conciencia ecológica que dé prioridad a la reducción y a la reutilización, y no a la inmediatez, la flexibilidad y la facilidad que presenta la cultura del uno solo uso.

“No será posible comprometerse en cosas grandes solamente con doctrinas sin una mística que nos anime, sin unos móviles interiores que impulsan, motivan, alientan y dan sentido a la acción personal y comunitaria”. Laudato Sí.

Quiero saber más

Segunda mano para hacer un planeta más sostenible:

Dando una segunda oportunidad a la ropa que no nos ponemos y a los objetos que no utilizamos alargamos su vida útil.

Segunda mano para vencer la exclusión social:

Dando ropa a personas con pocos recursos. Generando oportunidades laborales.